1. Permite la compra como invitado: Ten en mente que tu objetivo es vender, no conseguir usuarios registrados, por lo tanto, deshabilita la opción de “Forzar al usuario crear una cuenta”. Mientras más simple y rápido sea el proceso de venta, mejor.
  2. Estructura del Catálogo: Utiliza la categorización incorporada en WooCommerce para ordenar tus productos. No tengas miedo de crear niveles de categorías si con ello consigues organizar mucho mejor tus productos.
  3. Utiliza las Llamadas a la acción: Las llamadas a la acción deben ser explícitas y visibles en todo el proceso de compra sin llegar a ser molestias. Con ello, puedes indicarles a como dejar una valoración de su compra, compartir su producto favorito en redes sociales o adquirir descuentos.
  4. Seguridad: Transmite y asegura que tu sitio web tenga una Conexión Segura (HTTPS). Si tu tienda no tiene esta seguridad y no transmite confianza, da igual todo lo demás. Nadie comprará.
  5. Navegación: Haz todo lo posible para trabajar con una plantilla WooCommerce que utilice menús desplegables (o menús dropdown) para mostrar un menú limpio, ordenado y con categorías generales.